Véneto ( Venecia, Vicenza, Dolomitas.. )

Esta entrada la voy a dedicar a Venecia y la zona de los Dolomitas (norte del Véneto) que visitamos a finales del 2010, disfrutando de un fin de año diferente. No pretendo descubrir nada nuevo de Venecia, pero puede que alguna de mis vivencias os sean de ayuda.

Al ser las fechas de fin de año y mirarlo con poco tiempo nos fue imposible por disponibilidad y por precio hospedarnos en la isla, así que estuvimos en el Hotel Palladio, a 7 kilómetros de Venecia, en una zona muy tranquila. Lo encontramos por booking pero lo contratamos directamente por el hotel, ya que al hacer 4 noches nos hicieron un descuento. Nos pareció un buen hotel con una relación calidad/ubicación/precio bastante buena, costó 60 euros la habitación doble por noche con desayuno y parking. Además, en la puerta del hotel hay una parada de autobuses que pasan cada media hora y te llevan directos a Venecia en escasos 10 minutos (los billetes los venden en el hotel a 2´5 euros ida y vuelta, aunque sólo pagamos una vez que subió un revisor), ídem para volver. También enfrente de la puerta hay una farmacia y una tienda de comida. Para Nochevieja facilitaron unos taxis privados, que por 5 euros por persona nos recogían en Venecia y nos llevaban al hotel.

VENECIA

Una de las cosas que más nos gustó fue perdernos por sus calles, andar sin rumbo y disfrutar de esa Venecia fuera del agobio turístico y de las típicas fotos, pasear por los barrios con vida ( Castello y Cannaregio ), visitar sus bares.. Creo que Navidad es una buena época, hay gente pero no es comparable al verano, y hay un ambiente muy bonito y agradable.
Hay un tiquet que dura 24 horas con el que puedes coger todos los vaporettos que quieras y autobuses que van a Maestre. Vale la pena cogerlo el día que vayas a visitar las islas y hacerte el Gran Canal por la noche.

 COSAS QUE VISITAR O HACER

– Una iglesia que nos impresionó bastante fue la de “San Pantalon”, por dentro es muy oscura y en el techo tiene una pintura de Fiumani, con efectos ilusionistas. (San Polo y Santa Croce)

– La Basílica de San Marco cierra a las 5 de la tarde (al menos en invierno), la entrada es gratuita, pero una vez dentro tienes varias posibles entradas que pagar: para ver el tesoro, para ver la tumba, etc.. Por dentro está llena de pinturas y mosaicos, todos ellos muy luminosos. (San Marco)

 – Subir al Campanile vale la pena (cuesta 8 euros) sobre todo al atardecer, para disfrutar de la ciudad con el ocaso del Sol. ¡¡Ojo el repicar de las campanas!!  (San Marco)

– El tema de los vaporettos para moverte por Venecia lo veo un poco “engañaturistas”, no son baratos, y tampoco es una ciudad tan grande; además, lo bonito es recorrerla a pie. Sí son imprescindibles para visitar las otras islas. De ellas destaco Burano, muy bonita y tranquila, isla de pescadores con casitas de colores y su torre torcida. Al lado de Burano está Torcello, prácticamente deshabitada, con una basílica muy antigua y el supuesto trono de Atila. Murano vale la pena ir si vas a visitar las fábricas del cristal, sino no la recomiendo, no tiene nada más de atractivo. El precio de los vaporettos es de 6 euros por viaje individual o 20 por 24 horas y viajes ilimitados.

– Otra visita imprescindible es al norte de la isla donde se encuentra el barrio judío, antiguo “ghetto”. Es una plaza circular con sólo una entrada/salida, considerado el primer gueto judío de la historia, data del 1516. ( Cannaregio )

– No olvidéis pasear sin agobios por Castello y Cannaregio, y cuando busquéis ambiente por Dorsoduro, al barrio de los estudiantes.

( para ver más fotos y vídeos pincha aquí )

BARES Y RESTAURANTES

– En la c/ Crosera esquina con la c/ de la Saoneria, hay una mini pizzeria que tiene dos mesas con taburetes. Entramos porque todos los días la veíamos llena de venecianos que se llevaban la pizza a casa para comer, y acertamos!! Para un tentempié, comer o cenar rápido, está muy bien, barato, variedad y buenísimo. Además te vende cerveza y refrescos baratos, y puedes comer allí si hay sitio. ( San Polo y Santa Croce )

– Saliendo de la pizzeria, 15 metros a la derecha, hay un pub que hace esquina que pone platitos en la barra para ir picando. Allí íbamos a tomar vinos de la zona, música, ambiente bueno.. Además quedamos en un precio único ( 2,5 euros ) con el dueño por las copas de vino, y él nos iba poniendo y explicándonos de dónde era cada uno. ¡Un lujo! ( San Polo y Santa Croce )

– Trattoria alla Rivetta en “Salizzada san provolo” barrio de Castello, detrás de la Piazza de San Marco. En nochevieja la cola era enorme, y lo dejamos para el día 2 de enero. También había bastante gente, pero el camarero salía fuera y nos daba vasitos con Prosecco (vino blanco espumoso) para amenizar la espera. He leído en foros gente que se queja bastante del precio y de la comida. En nuestro caso todo lo contrario sabiendo que hay que pagar los servicios y el pan, y las fechas que eran. MENÚ: sardine in saor ( en escabeche ), polenta a la parrila (masa de maíz), berenjenas rellenas de tomate y anchoas, spaguettis con sepia en su tinta, lasaña de pescado ( buenísima ), más 1/2 litro de prosecco para los entrantes, y 1/2 litro de tinto de la casa para la pasta. Precio incluido todo 57 euros. Todo muy bueno y en cantidad, comida típica de Venecia, al lado de San Marco… Por mi parte recomendable. ( Castello )

– En el callejón que va desde “campo de San Margharita” a el puente que va al “Campo de San pantalon” en el número 3665 hay un barecillo de gente joven perfecto para pasar un buen rato probando vinos y el Spritz baratos. ( Dorsoduro )

VÉNETO

Al tener coche visitamos varias ciudades y pueblecitos cercanos. Paramos en Padova, ciudad universitaria con una impresionante basílica que contiene unos relieves de Donatello. También visitamos Vicenza, llena de palacios y el teatro olímpico romano.

Cuando nos desplazamos hacia los Dolomitas hicimos una ruta por carreteras secundarias pasando por pueblecitos muy bonitos con castillos y fortalezas, alguna de ellas impresionantes. A destacar Castelfranco, Cittadella y Maróstica, todos ellos muy bonitos. También paramos en Bassano de Grapa famoso por la producción de “la grappa”, licor parecido al orujo.

En el norte estuvimos hospedados en un hotel rural muy tranquilo, el hotel Villaguarda a las afueras de Follina. Lo contratamos por booking, 70 euros la habitación doble por noche con desayuno. Decidimos ese hotel porque nos permitía recorrer la “Strada del Prosecco”, todos los pueblecitos de alrededor con viñedos y haciendas, y poder hacer una excursión por los Dolomitas.

La Strada del Prosecco son 32 kilómetros de carreteras secundarias repletas de viñedos y bodegas donde puedes catar y comprar vinos de la zona. Va desde Valdobbiadene hasta Conegliano, el paisaje es precioso al igual que todos los pueblecitos donde vas parando. Nosotros hicimos una cata gratis en la bodega “Follador” que nos facilitó la chica del hotel.

Un día lo dedicamos a hacer una ruta en coche por los Dolomitas, paraje precioso para hacer alpinismos, rutas de montañan, vías ferratas, escalar, esquiar.
Visitamos Cortina d´Ampezzo, Misurina y su lago congelado, Falzarengo y sus pistas de esquí ( ya a -10ºC ), Andraz, La Marmolada..

( pincha aquí para ver más fotos )

2 comentarios

  1. Pingback: Mulhacén | Mirada de rana

  2. Pingback: Itinerario Cracovia | Mirada de rana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *