Bali: Ruta en coche

Comenzamos el día  con las pilas cargadas después de la merecida jornada de descanso y relax en Ubud de la mejor manera posible, con un buen desayuno en la terraza antes de prepararnos para nuestra ruta-en-coche-bali.

El chófer no era el mismo con el que habíamos hablado, era un familiar ya que el que conocíamos tenía una boda ese día. Casi que fue mejor porque este chófer hablaba mejor en inglés, y al no saber muy bien el recorrido pactado, le pudimos apretar más.

Big Tree Farms

La primera parada de ruta-en-coche-bali fue en la fábrica de chocolate Big Tree Farms, ubicada en un almacén construido en gran parte con bambú. No teníamos reserva y no se podía pasar, pero al final conseguimos que nos dejasen dar una vuelta rápida por su interior, probamos un montón de chocolates distintos y compramos un poco para almorzar.

Big Tree Farms Bali

Big Tree Farms

Big Tree Farms Bali

Big Tree Farms

Taman Ayun

Desde allí fuimos a Taman Ayun, un templo muy bonito lleno de piscinitas donde el agua era, como en la gran mayoría, el elemento por excelencia. La entrada también costó 15.000 rupias por persona, y el chófer nos esperó fuera.

Taman Ayun Bali

Taman Ayun

Taman Ayun Bali

Taman Ayun

Pura Ulun Danu Baturel

A la vuelta comenzamos la negociación, le dijimos que queríamos ir al norte a ver Pura Ulun Danu Baturel, él decía que estaba muy lejos para luego tener que volver al aeropuerto. Pero le dijimos que era lo que habíamos cerrado con su compañero.

Al final accedió y nos llevó, modificando al momento nuestra ruta-en-coche-bali. De camino nos paró en un mirador que conocía él desde donde se ven unas huertas llenas de fresas, aunque no era la mejor temporada para verlo mejor. Aun así probamos unos zumos naturales de fresas muy ricos que hacía una chica al momento.

También había un hombre con varios animales en jaulas: una pitón, un murciélago enorme, un loro, un roedor típico de allí y algunos reptiles pequeños. No nos gustó nada que los tuviera encerrados y en plan exposición, pero hablando con él nos dimos cuenta que era todo lo contrario. Eran animales que había encontrado moribundos y que había rescatado.

Bali

Murciélago gigante

El tenerlos allí y sacar dinero por fotos era únicamente para poder mantenerlos ya que no era alguien con muchos recursos. Por ejemplo, la pitón la recogió de una carretera con mucho tráfico, estaba medio muerta ya que la habían atropellado y chafado la mandíbula.

Él la cuidó hasta recuperarla, y aunque tenía las heridas de guerra, vivía. Así que le hicimos nuestra aportación económica para que pudiera continuar cuidándolos y recuperar más animales en problemas.

Poco después llegamos a Pura Ulun Danu Batur, el templo del lago. Fue la entrada más cara, 20.000 rupias por persona. Aún así, los coches y autobuses hacían cola para entrar al enorme parking. De nuevo el chófer se quedó en el coche y nosotros pasamos a ver el templo.

Se respiraba hinduismo por todas partes, había mucha gente reunida con trajes de ceremonia y orando juntos. Incluso, aunque a través de la vaya pudimos disfrutar de una ceremonia con muchísima gente. Era muy grande y bonito, y estaba muy animado.

Pura Ulun Danu Baturel Bali

Pura Ulun Danu Baturel

Al final, se encuentra la joya, un pequeño templo en un saliente que prácticamente está dentro del algo y que era sin duda lo más fotografiado. Nosotros no tuvimos mucha suerte con el día, estaba bastante nublado y aun así, había muchísima gente.

Pura Ulun Danu Baturel Bali

Pura Ulun Danu Baturel

Pura Ulun Danu Baturel Bali

Pura Ulun Danu Baturel

De vuelta al aeropuerto y ya sin tiempo para poder ir a la zona sur de la isla, paramos a comer en un bar de carretera una de las especialidades de la isla, cochinillo asado con guarnición.

Desde Bali volamos a Semarang en la isla de Java. La mayoría de gente vuela a Semarang para poder ir Borneo y ver los orangutanes en los comedores que tienen en la jungla, aunque nosotros hasta allí con otra intención.

2 comentarios

  1. Pingback: Itinerario Indonesia – Mirada de rana

  2. Pingback: Semarang – Karimunjawa – Mirada de rana

Deja un comentario