Barranco de Cantacuc

Este descenso de barranco lo hicimos con los chicos de En Ruta ya que fuimos los ganadores de un concurso en el que participamos y el premio fue el descenso para dos. ¡Muchas gracias!

Os dejo un pequeño vídeo por si queréis verlo.

El barranco fue descubierto en el 1988 y ha sido estudiado, desbrozado y limpiado por varios grupos de espeleología. Para llegar fuimos desde Muro de Alcoy hacia Planes por la la CV-700, un poco después de Planes aparece un desvío hacía Catamarruch que cogimos. Cruzamos el pueblo y cogimos una pista donde dejamos un coche en el primer desvío (es el final del barranco), con otro coche subimos más arriba (al principio de la ruta). Sino lo haces así la aproximación es de una hora y media a pie, con desnivel y siempre por la pista (a veces asfaltada a veces no). En mi wikiloc podéis ver mejor las coordenadas.

Después de un pequeño descenso por la ladera de la montaña llegamos al inicio del barranco. En él puedes hacer 14 rápeles en unos 5 kilómetros, pero lo normal es hacer 11 y poco más de 4 kilómetros ya que los 3 últimos son cortitos. El barranco es muy divertido y bonito, a veces espectacular ya que se cierra en gargantas muy estrechas con altas paredes y está lleno de vegetación debido a la falta de lluvias que no consiguen arrastrar todo la maleza, lo que aumenta un poco su dificultad.

Aunque haya llovido no se suele encontrar muchas pozas con agua ya que se filtra enseguida, en nuestro caso solo encontramos una que la evitamos preparando un pasamanos, no íbamos preparados para mojarnos.

Pasamanos que improvisaron los chicos para evitar la poza

Destacan por altura 2 rápeles de 12 a 15 metros, un par más por su dificultad (uno empotrado y otro dividido en dos partes con un ligero desplome) y la joya de la corona, el “Pou de Jordi”, un salto de unos 25 metros de altura enclavado en una garganta de paredes totalmente lisas que te deja sin habla, es precioso.

Allí hubo un accidente en el 1991 donde un barranquista se precipitó desde arriba, pero salvó la vida ya que al final había agua acumulada y cayó bien. Solo por descolgarte allí vale la pena hacer el barranco, es impresionante entrar a él por un pequeños hueco de 1´5 metros de ancho y girarte hacia detrás, te quedas helado.
Después de este descuelgue, el barranco se vuelve a abrir poco a poco, dándole si cabe más espectacularidad.

Si os gusta la montaña os recomiendo que lo hagáis, o como actividad de aventura.
Os dejo un vídeo de nuestro paso por allí.

https://www.youtube.com/watch?v=DCD-_x8JkQg

Deja un comentario