Pulau Weh

Para llegar a Pulau Weh necesitamos más de un día, sobre todo porque el avión que nos llevó desde Medan a Banda Aceh salía a las 20:00. Además el trayecto era largo: primero un ferry (15.000 rupias cada uno) desde Danau Toba que nos llevó Parapat donde nos esperaba un tránsfer que nos iba a llevar directos al aeropuerto en unas 4:30 horas. (80.000 rupias cada uno)

BANDA ACEH

Banda Aceh es la ciudad más al norte de Sumatra y desde donde salen los barcos que te llevan a Pulau Weh. A parte de su mezquita y las playas de las afueras, es conocida tristemente porque fue arrasada por el tsunami del 2004 dejando imágenes increíbles como barcos en mitad de la ciudad.

Llegamos a Banda Aceh un poco tarde ya que el avión salió con retraso, un taxista nos llevó a la zona con más hoteles por 70.000 rupias después de negociar, nos pedía 100.000. Probamos en el Hotel Medan buscando algo de comodidad pero estaba lleno.

Después fuimos al hotel Prapat que estaba recomendado en muchas guías. Nos pidieron 170.000 rupias por dormir sin desayuno en una habitación que estaba sucia, con humedades, con las sábanas y el colchón sucio. Nos fuimos de allí corriendo.

El siguiente que estaba al lado también estaba lleno y nos indicaron uno más adelante en la acera de enfrente. La primera impresión fue muy mala al entrar a la habitación, era muy vieja. Pero tenía una cama grande y cómoda, las sábanas limpias y aire acondicionado que lo pusimos a tope por el tema de los mosquitos.

Nos costó 170.000 rupias, era muy tarde y no podíamos estar dando vueltas, solo queríamos dormir así que aceptamos. Fue la primera vez en el viaje que usamos la mosquitera. Compramos algo en una tienda de fuera y cenamos rápido.

A la mañana siguiente paramos a un tuk-tuk que nos cruzamos en la calle y nos llevó al puerto por 30.000 rupias. El ferry lento salía a las 8 de la mañana, costaba 25.000 rupias cada uno, aunque nos cobraron 25.500 no sabemos porqué.

Dentro hay una zona VIP, donde hay butacas más cómodas, menos gente y aire acondicionado. Nos pusimos allí pero cuando llegó el revisor nos pidió dinero ya que esa zona no correspondía a nuestro billete. Fue poco, 20.000 rupias (2´8 euros) por personas que las pagamos con mucho gusto.

No volvimos Banda Aceh hasta nuestro último día en Indonesia después de nuestra estancia en Pulau Weh. A la llegada al puerto nos esperaba un colega de Tony con un tuk-tuk mejorado, nuestro taxista en la isla.

El precio de estar toda la mañana con nosotros recorriendo la ciudad y luego llevarnos al aeropuerto eran 250.000 rupias, que se quedó finalmente en 230.000. Lo escogimos porque nos habían dicho en la isla que era de confianza, y se tenía que quedar con las mochilas mientras nosotros veíamos la ciudad.

¿QUÉ VER?

La primera parada fue en el Barco de la central eléctrica. Es un barco que se encontraba en el mar y el Tsunami lo arrastró más de 5 kilómetros de su posición, tierra adentro. Lo más alucinante es que no es un barco pequeño, y que por su estructura y antigua función debe de pesar muchísimo.

Allí hay una especie de parque conmemorativo y puedes subir al barco. Impresiona muchísimo verlo en mitad de la ciudad y pensar que el agua lo llevó hasta allí como si no fuera nada.

Banda Aceh Pulau Weh

Barco de la central eléctrica

La siguiente visita fue el Museo sobre el Tsunami y para nuestra mala suerte no se podía visitar por reformas. Lo peor de todo es que esas reformas acababan dos días después, ¡qué rabia!

Había leído que tampoco era gran cosa, pero a nosotros nos interesaba ver la exposición de fotografías y audiovisual que había dentro y aprender un poco sobre lo que ocurrió. Una pena.

Ya que estábamos por la zona paramos en un mercadito del centro donde compramos unos pañuelos y a la Mezquita, para verla desde fuera.

Banda Aceh Pulau Weh

Mezquita

Luego nos llevó al “Barco encima de la casa” famoso porque después de llegar allí arrastrado por el agua y quedarse enganchado en el techo de una casa, salvó la vida a 59 personas.

Ellos no sabían nadar y el agua iba subiendo de nivel, así que escaparon por el tejado y utilizaron el barco para refugiarse y estar a salvo.

Dentro de la casa hay una pequeña exposición de fotos que impresiona bastante al ver al catástrofe y cómo quedó todo arrasado.

Banda Aceh Pulau Weh

Barco sobre la casa

Desde allí y como teníamos pactado, nuestro chófer Awiey nos llevó al aeropuerto, aunque antes nos paró en unos puestos para poder comprar Rambután y Mangostán, esas frutas maravillosas que tanto nos gustaron y que trajimos a España para que la familia y los amigos probasen.

Al final, le dimos las 250.000 rupias, se las merecía.

Datos de Awiey: Teléfono: +6281360211102  Facebook: Awiey

PULAU WEH

Era nuestro final de viaje, nuestro momento de relax y más después del intento fallido de ir a Karimunjawa. Por eso buscamos una isla donde poder relajarnos, con poco turismo y zona de buceo.

Por fortuna para sus habitantes, la gran ola del tsunami no les afectó ya que la isla está en una plataforma un poco más elevada que Sumatra.

Nos contaron que algunos vieron como el mar desaparecía a lo lejos y luego volvía con fuerza hacia Sumatra.

Pulau Weh

Amanece en Pulau Weh

Pulau Weh era perfecta para acabar nuestro viaje, aunque es de los pocos rincones en los que aun queda de manera oficial malaria.

Es una isla donde predomina la religión musulmana que sorprende por la cantidad de mezquitas y buenas carreteras que hay. Las primeras, te las encuentras cada 1.000 metros, las segundas sorprende esa calidad para 4 motos y dos coches.

La explicación que nos dieron es que el gobierno recibió tanto dinero de ayudas por el Tsunami que no sabían en que gastarlo, y de esta manera se contentó un poco a la gente.

ALOJAMIENTO

Estuvimos mirando la semana anterior varias opciones, algunas muy bien de precio, pero todas estaban ocupadas.

Al final, y por ir con algo ya cogido, decidimos pegarnos un poco de homenaje y contratamos las 3 noches el día de antes en Casa Nemo, un resort colocado en una ladera que baja hasta la playa. Los bungalows dan a una playa prácticamente exclusiva del hotel.

Hay restaurante, terraza pub, hamacas y zonas de relax, wifi. La verdad es que está muy bien. La vegetación espesa y las vistas le dan un plus difícil de igualar. Así veíamos amanecer todo los días.

Nos costó 350.000 por noche nuestro bungalow, pero pagamos más ya que en el total había que sumar varias comidas, cenas, cervezas y la moto.

Las motos son de los lugareños que las ofrecen a los hoteles para alquilarlas y es este caso, no se podía negociar el precio. Eran 100.000 rupias por día con un depósito lleno, lo que si que nos dejó fue alquilarla un día y medio por 150.000 rupias.

La verdad es que después de haber recorrido la isla, estábamos en un lugar privilegiado y muy bonito.

¿QUÉ VER Y HACER EN PULAU WEH?

La verdad es que llegamos bastante justos de fuerzas después de casi un mes de viaje y nos tomamos estos últimos días más relajados.

Snorkel: bucear por tu cuenta con tubo y gafas lo puedes hacer en cualquier parte de Pulau Weh. Como en casi todo Indonesia a escasos metros de profundidad ya disfrutas de un montón de coral y de mucha vida acuática.

Donde más buceamos era en la playa de Casa Nemo por cercanía y tranquilidad, donde había que superar una especie de capa blanquecina que ocurre en algunas playas donde rompen las olas y hay muchas piedras bajo, y enseguida se abría una claridad espectacular con un montón de peces que aparecían de la nada.

Diving (buceo con oxígeno): nosotros lo hicimos con los chicos de Monster Divers en Gapang Beach.

Pulau Weh

¡Gracias chicos!

Son 3 chicos españoles (Sergi, y los hermanos Nico y Fernando) y un par de ayudantes que tienen su base en una zona muy tranquila de aguas cristalinas y perfectas para bucear; una zona que invita a relajarte.

Había unas pocas cabañas donde creo te podías quedar a dormir y un par de restaurantes. La cabaña de Monster, construida por ellos mismos respetando las construcciones locales, pero con un rollo que te invita a relajarte y quedarte más tiempo.

Disfrutamos un montón viendo la cantidad de especies diferentes que te ofrece las aguas de Pulau Weh. Otro punto a favor es que te mandan al hotel a Tony Montana, un chico que trabaja para ellos como taxista con su tuk-tuk hecho a partir de una Honda.

Todo un acierto bucear con ellos, se portaron genial con nosotros, nos cuidaron durante todo el día e hicieron de la experiencia lago inolvidable.

Pulau Weh

Diving en Pulau Weh

Playa de Iboh: fuimos a esta zona dos veces. La primera vez fuimos de noche para cenar en la Casa-restaurante Bixio.

Antes de viajar a Pulau Weh era nuestra primera opción de alojamiento, lo vimos a través de Airbnb, pero estaba completo.

Esta parte de la costa de Iboh es muy tranquila, con unos pocos alojamientos exclusivos, perfecta para relajarse en su playa. La cena nos costó 170.000 rupias por dos platos de pasta, pan con ajo, tiramisú, agua y cerveza. Muy bueno.

Pulau Weh

Playa de Iboh

La segunda vez nos quedamos en la primera parte de la playa de Iboh, una playa con poca arena, mucho ambiente, negocios, restaurantes, casas, barcas… Desde allí cruzamos a una isla que hay enfrente.

Puedes cruzar por 100.000 rupias o por 250.000 dependiendo de la calidad de la barca. Nosotros optamos por 100.000 los dos, más 15.000 por unas aletas. Nos llevó en 3 minutos y a la hora que le dijimos nos recogió, no más tarde de las 18:00.

En la isla dejamos las mochilas en el bar y nos tiramos a bucear, la verdad es que era una zona con mucha vida.

Luego nos comentaron que podíamos cruzar la isla a pie en 5 minutos y que al otro lado había más coral, y vaya que sí, era una maravilla. Incluso vimos un pez león que es a la par de bonito como de venenoso.

Después de volver a Pulau nos echamos unos cubos de agua dulce en una especie de vestuarios abiertos que hay.

Pulau Weh

Diving en Pulau Weh

Kilómetro cero: siguiendo la carretera que va paralela a la playa de Iboh llegas a la zona del Kilómetro cero de Indonesia, la zona más occidental de todo el país.

Allí hay un mirador para ver el atardecer, tiendas en plan mercadito con souvenirs y comida y unas letras grandes que te indican el lugar. estaba en obras, parece que estaban haciendo algo para que fuese más atractiva esta zona de Pulau Weh.

Pulau Weh

kilómetro cero Indonesia