Ubud y ruta en moto por Bali

Después de la primera toma de contacto en Bali y más concretamente en Ubud, nos planteamos una ruta en moto por la isla. Necesitábamos explorar un poco la isla hacia el norte, huir del tumulto e id en busca de lo que ofrecía este lugar.

Después de un buen y rico desayuno en el hotel, cogimos nuestras motos y usando la APP OFFLINE de MapFactor (puedes encontrarla en mi entrada de Aplicaciones) decidimos hacer una ruta en moto visitando todo lo que nos diese tiempo, pero sin prisas y disfrutando de cualquier rincón que nos encontrásemos por casualidad.

ruta en moto

Recogiendo arroz

ruta en moto

Arrozales

RUTA EN MOTO

Terrazas de Tegallalang

Nuestra primera parada de la ruta en moto camino a las famosas Terrazas de Tegallalang fue una zona nada turística a la que llegamos por error ya que marcamos mal en el GPS, pero que comenzó a conciliarnos un poco con la ciudad.

Cerca de un jardín botánico encontramos un camino que bajaba hacia un río y donde encontramos un pequeño templo con unas piscinas que estaban utilizando varias personas para purificarse. Fue un encuentro casual, íntimo y muy especial.

A esto le sumamos conducir por carreteras secundarias, atravesando pueblos, zonas no turísticas, disfrutando de paisajes preciosos con tranquilidad.. Comenzó muy bien el día.

ruta en moto

Templo

ruta en moto

Templo

Seguimos nuestro trayecto, esta vez bien indicado en el GPS el punto de llegada donde de nuevo nos encontramos el otro Bali. Lugareños de la zona han creado una mafia colocándose cada pocos metros, y así controlan toda la carretera donde se puede aparcar.

Además vienen de malas formas, intimidando e incluso leí que algunos turistas que no quisieron pagar encontraron las motos pinchadas. Nosotros tuvimos un primer encontronazo y nos negamos a pagar, cogimos las motos y las dejamos más lejos. Pero optamos por volver y tirar de picardía.

Cuando pasamos a un “gorrilla” y nos encaminábamos hacia el siguiente, buscamos el despiste de ambos para meter la moto rápidamente, aparcar y salir pitando sin que se dieran cuenta. Aprovechamos las entradas de tiendas y restaurantes donde había mucho movimiento.

Ruta en moto

Terrazas de Tegallalang

Las terrazas son muy bonitas y sobre todo impresionantes por su enclave, ya que desde sus balcones las puedes divisar prácticamente enteras. Bajamos por sus pequeños caminos libremente, recorrimos gran parte de ellas disfrutando de las diferentes perspectivas, aunque de nuevo la gran cantidad de gente nos incomodó un poco y decidimos seguir nuestro camino.

En la parte alta hay tiendas de souvenirs, no paréis, encontramos después tiendas con 4 veces menor los precios de salida por el mismo producto.

Ruta en moto

Terrazas de Tegallalang

Gunung Kawi Sebatu

Nuestra siguiente parada fue el Templo de Gunung Kawi Sebatu, aparcamos en la puerta sin problemas, nos costó las entradas 15.000 rupias por persona y nos tuvimos que poner un pañuelo largo que te dejan para entrar. Este templo es pequeño y está bastante arreglado, tiene poca afluencia de turistas y la posibilidad de pagar una entrada extra y pegarte un baño en una piscina. Nosotros no le dedicamos más de media hora.

Ruta en moto

Gunung Kawi Sebatu

Ruta en moto

Gunung Kawi Sebatu

Gunung Kawi

El camino de nuestra ruta en moto lo continuamos hacia el cercano templo de Gunung Kawi, bastante más famoso y muchísimo más grande. Famoso o famosos, ya que son un conjunto de templos, por sus enormes figuras esculpidas en la piedra llamadas shrines y por el enclave natural y el paisaje que lo rodeaba.

Esta vez dejamos las motos en la entrada de la estrecha calle que te lleva a las taquillas, donde tienes que pagar el parking, esta vez al menos se ve más organizado y te dan un tiquet y todo. Pagamos 3.000 rupias por cada moto.

De nuevo tienes que ponerte el pañuelo que va incluido en el precio de la entrada, que fueron otra vez 15.000 rupias por persona. Antes de entrar hay muchas tiendas de souvenirs que daban unos precios muchísimos mejores que las tiendas de las terrazas, 4 veces menos.

Comienzas a descender unas largas escalinatas llenas de más tiendas donde también puedes comprar refrescos y cocos recién cogidos, hasta que llegas a una bifurcación. Hacia la izquierda vas en busca de los shrines que la verdad, son bastante impresionantes.

Ruta en moto

Gunung Kawi

Ruta en moto

Gunung Kawi

Desde allí hay varias opciones de recorrido, pienso que es un lugar al que le puedes dedicar todo el tiempo que quieras. Nosotros continuamos hacia arriba encontrando otro tipo de figuras esculpidas en la roca, pequeños templos casi imposible de encontrar, vistas a arrozales preciosas..

También tuvimos la suerte de ver como preparaban un pequeño templo para hacer una ceremonia, donde unas mujeres estaban haciendo trabajos artesanales y preparando la comida: unas figuritas que hacían con una masa de arroz.

En definitiva, un paseo muy agradable ya que la gran mayoría de las personas se quedan en el principio y no se adentran más.

Ruta en moto

Gunung Kawi

Ruta en moto

Gunung Kawi

Ruta en moto

Gunung Kawi

Antes de continuar, y justo después del parking de las motos, nos quedamos a comer en una pequeña casa que tenía algunas cosas para vender, le preguntamos si nos daba de comer y dijo que sí. Allí cualquier casa se convierte en un pequeño restaurante. Comimos los 4 genial, noodles fritos y sopas, acompañado de snaks y bebida, todo por 10 euros (150.000 rupias).

Tirta Empul

Con las pilas cargadas nos dirigimos a Tirta Empul, de nuevo un enclave famoso, más si cabe, ya que en el parking encontramos hasta autobuses. Aparcamos gratis y de nuevo el pañuelo nos lo dan con la entrada que también costó 15.000 rupias por persona.

Este templo se ha convertido en uno de los más visitados por los turistas, aunque también lo es por los lugareños y gente de otras islas que van a hasta Bali para poder darse un baño en sus aguas purificadoras. Lo más reconocible es una piscina alargada con un montón de caños donde puedes purificarte, pagando claro.

El proceso es meterte al agua e ir pasando por todos los caños, y mientras te cae el agua hacer una oración. El día que fuimos nosotros la purificación era lenta ¡Había cola hasta en los caños!

Ruta en moto

Tirta Empul

Ruta en moto

Tirta Empul

Quitando la piscina de los caños donde se acumulaba el gentío, el resto del templo no decía mucho, y más después de haber recorrido sin prisas Gutung Kawi.

Pura Kehen

Nuestra visita tenía que haber sido el templo de Pura Kehen pero el GPS no lo reconocía y nuestra intentona acabó en una zona recóndita, donde las carreteras ya no estaban asfaltadas y tuvimos que continuar por pistas de tierra llenas de socavones, para llegar a un pequeño poblado donde encontramos un pequeño templo muy antiguo donde acababan de hacer una ceremonia y estaban las máscaras y lanzas sin guardar.

Aun así, el paseo fue genial, de nuevo perdidos por la Bali que queríamos ver y disfrutar, únicamente con gente local y sus quehaceres diarios.

Ruta en moto

Ruta en moto

Desde allí decidimos volver a Ubud y terminar nuestra ruta en moto, se estaba haciendo tarde y no queríamos conducir muy de noche. Así que nuestra última parada que era Penglipuran, un típico poblado balinés, turístico claro, la tuvimos que cancelar ya que habíamos perdido demasiado tiempo buscando Pura Kehen.

Además, al haber circulado por carreteras secundarias ya habíamos cruzado varios poblados muy auténticos, donde nosotros éramos la atracción.

ruta en moto

De camino tuvimos un percance, a mi parecer provocado, en medio de una curva se me fue la moto, menos mal que la pude controlar. Al parar me encontré una rueda pinchada por un enorme clavo. Como pude llegué hasta el siguiente pueblo donde unos chavales me indicaron una tienda donde poder arreglar la moto. Al llegar nos encontramos con mucha gente joven, que estaban de cachondeo.

Uno se puso a arreglarla mientras nos pedía 80.000 rupias, casi a final de la faena le dije que no le iba a dar más de 35.000. Después de un rato aceptó, aunque finalmente le dimos 40.000 rupias. Es importante ir despacio que estos percances son muy habituales, o bien por clavos que misteriosamente aparecen en las carreteras, o bien por desgaste de los neumáticos.

UBUD

Llegamos a Ubud un poco tarde después de nuestra ruta en moto, así que sin parar en el hotel fuimos hacia el centro. Teníamos en mente ver alguno de los espectáculos que se hacen todos los días. Es fácil conseguir las entradas ya que hay vendedores acreditados por la calle, y que la venden al mismo precio que en la entrada física, 75.000 rupias por persona.

Intentamos entrar a una de danza balinesa, pero estaba lleno, así que nos decidimos por otra danza típica balinesa, la danza Kecak o danza del fuego. Y fue todo un acierto, y más para mí que iba sin expectativas y entré porque la otra pareja del grupo quería verla.

Duró unos 50 minutos en los cuales un grupo de unos 60 o 70 hombres no perdieron el ritmo en ningún momento haciendo ellos la música a base de voces y percusión con su cuerpo, en una especie de trance continuo. “Txe txe txe txeke txeke txeke txeke…”. 

Mientras, en el centro del círculo que formaban, un par de chicas y chicos representaban la historia con una danza. Para acabar, se hizo una hoguera con cocos, y un hombre pasaba por encima y comenzaba a dar patatas a las ascuas. La verdad es que nos impresionó mucho, sobre todo el grupo grande con su interminable melodía que nos acompañó el resto del viaje en nuestra cabeza.

danza Kecak o danza del fuego

danza Kecak o danza del fuego

danza Kecak o danza del fuego

danza Kecak o danza del fuego

danza Kecak o danza del fuego

danza Kecak o danza del fuego

Volvimos a la calle del Biah Biah a cenar, pero estaban todos los restaurantes de la zona llenos, incluso con colas para entrar. Se nota que era una zona buena para comer o cenar.

Pero volviendo hacia las motos vemos a una mesa que se levanta y raudos nos sentamos en ella, se llamaba Warung Lokal y era un sitio más humilde, en la misma acera que el Biah Biah y un poco antes. La carta era muy extensa, cosa que tampoco nos gustó, pero no podíamos elegir. Aun así, pedimos varias cosas: albóndigas, pescado frito, pollo de varias formas, patatas fritas.. Estuvo bastante bueno y solo por 400.000 rupias.

Solo quedaba ir a dormir.

Un comentario

  1. Pingback: Itinerario Indonesia – Mirada de rana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *