Puig Campana

No es la cima más alta de la Comunidad Valenciana, pero sí la más alta de España cercana al mar. Sus 1408 metros a escasos kilómetros de la costa y su particular silueta, la hacen una de las montañas más imponentes y bonitas del litoral. Para llegar tienes que ir a Finestrat (salida Terra Mitica en la autopista) y en la última rotonda antes del parque de atracciones ya te indica Finestrat; una vez queentras al pueblo hay que seguir dirección la Font del Molí, allí encuentras un parking. Un poquito más adelante cruzando un puente (también puedes aparcar allí) empieza la ruta a la derecha del carretera, está bien señalizada con marcas de PR.

Son unos 15 kilómetros, nosotros tardamos en hacer cima a buen ritmo 2:40horas el primer día, 3 horas el segundo. La primera parte es muy tranquila, una senda con algo de desnivel viendo continuamente el Aitana de cara, después pasas por un refugio público (50 min) y coges un camino más amplio. Diez minutos después llegas a un plano con diferentes sendas (hacia el Ponoig, a Polop, etc..) marcadas con carteles, hay que coger la senda hacia la derecha (ya hemos bordeado la montaña) y empieza el desnivel fuerte. Un poquito más adelante, hay otra bifurcación, también tienes que ir por la senda de la derecha.

A partir de aquí el camino es más irregular y empinado, ya no hay marcas de PR pero sí puntos y flechas rojas y verdes pintadas en las piedras que te indican el camino; atraviesas pedreras de lado y la ascensión se complica un poco. Este último tercio es el más duro, con más desnivel y firme muy irregular.
Cuando haces cima te encuentras vistas de toda la costa por un lado, sierra de Bernia por otro, por detrás Sierra d’Aitana, Ponoig, el Tallat… ¡Impresionante! Momento perfecto para descansar, almorzar y hacer fotos. En nuestra segunda ascensión hicimos vivac en la cima para poder disfrutar del amanecer. Como nos dijo un hombre que cruzamos a la bajada: “momentos para toda la vida”.

Para bajar ambas veces optamos por la otra ruta, el llamado kilómetro vertical, una pedrera o canchal impresionante que se ve desde la parte de la costa. Aunque desde la carretera se antoja imposible, luego es más accesible de lo que parece, incluso hay una pequeñita senda por el lateral un poco más cómoda. Nosotros nos tiramos por la pedrera, que es más divertido, aunque también más exigente y cansado. Al final de la pedrera encuentras una senda que te devuelve a la zona del parking.
Si subes y bajas en el día con su descanso en la cima, en unas 5 o 5:30 horas se hace bien.
Os recomiendo mucho está ruta, os encantará seguro.

 

Deja un comentario