Mulhacén

Para despedir el 2014 pensamos en algo diferente a lo que habíamos hecho otros años (albergues con actividades, casas rurales, pasarla en el extranjero como Cracovia o Venecia y Veneto..) y se nos ocurrió pasar la Nochevieja en un refugio de montaña y coronar alguna cima el día de Año Nuevo, y no había mejor opción que el Mulhacén. ¿Y por qué el Mulhacén? Pues porque es el pico más alto de la península ibérica con sus aproximadamente 3479 metros de altitud y además está en una zona que no habíamos explorado mucho y podíamos montar un viajecillo chulo por Las Alpujarras y Granada. También tiene un punto de dificultad ya que en verano la ascensión es fácil, pero en invierno se convierte en una montaña peligrosa donde gente experimentada ha perdido la vida, debido a los rápidos cambios de meteorología en la zona con bajadas de temperatura muy importantes, de hasta -20 ºC. Aun así, está marcada como un ascensión de dificultad baja-media.

Como nunca habíamos hecho nada en nieve ni montañismo invernal, decidimos contratar un guía, también era una forma de hacerlo con más gente y no pasar los días solos. Así que lo contratamos con los chicos de Mirando al Sur que nos facilitaban este paquete: recogida el día 30 en Capileira, ascensión hasta el Refugio Poqueira con la cena de Nochevieja, dormir y desayuno al día siguiente, ascensión al Mulhacén, y vuelta a Capileira.

Estreno crampones

Nos pareció buena opción, y ahora después de haberlo hecho, todo un acierto.

Antes de meterme en los datos, esta entrada la quiero dedicar a cada una de las 14 personas (guías incluidos) que conformamos un grupo a la par de heterogéneo como de divertido. Gracias a todos/as por esta Nochevieja tan especial y ese brindis en la cima. Va por vosotros.

También dar las gracias a Mariano y a Sergio, nuestros guías por hacer de la experiencia algo inolvidable. Y a Sergio que fue quien nos acompañó hasta la cima, gracias por tu sencillez, paciencia y trabajo bien hecho, explicándonos un montón de cosas y siempre con una sonrisa en la cara. ¡¡MIL GRACIAS!!

RUTA

Como siempre tenéis la ruta en nuestro wikiloc aunque esta vez solo os valdrá para las distancias, recorrido y desnivel, ya que los tempos nos son reales al no pararlo desde el primer día. Los tempos os lo detallo ahora:

– Aproximación al refugio: el 31 quedamos a las 14:00 en una bar de Capileira donde fuimos llegando todos poco a poco, de allí fuimos en caravana hasta la zona de Acequia Alta (unos 2000 metro de altitud) donde dejamos los coches y comenzamos la etapa hacia el refugio (2500 metros de altitud aprox), unos 9 kilómetros con un desnivel de 500 metros, 200 de ellos en el último kilómetro antes de llegar al refugio.

Acequia helada

La etapa transcurre en todo momento al lado de la acequia ascendiendo de manera progresiva y con un cada vez mayor buen cortado en la parte izquierda, alternando continuamente entre ir por dentro del canal o por la parte de fuera, dependiendo si éste tiene nieve, agua, hielo o nada. Las vistas del valle son preciosas, conforme avanzamos hay más nieve acumulada, vamos divisando a lo lejos el refugio y la puesta de sol  cada vez más próxima da unas tonalidades increíbles al paisaje.
Tardamos unas 3 horas en llegar al refugio que no es mal tiempo teniendo en cuenta que íbamos un grupo de 14 personas sin prisas y disfrutando de las vistas.

Al fondo el mediterráneo y por encima de las nubes las montañas de Marruecos

– Ascensión al Mulhacén: desde el refugio a la cima hay unos 1000 metros aproximadamente de desnivel positivo. Comenzamos más tarde de lo fijado ya que la Nochevieja se alargó más de lo previsto, a las 9:30 comenzamos a caminar con los crampones puestos desde el inicio. La ascensión estaba marcada por la Loma del Mulhacén, pero para recortar algo de tiempo cogimos una pala nada más salir del refugio muy empinada buscando la cuerda o arista. Esa subida fue dura ya que la nieve estaba más blanda de lo normal, comenzó a soplar el viento de forma notable y junto al desnivel, hizo que la primera parte fuese cansada.

Como la nieve seguía blanda, no valía la pena llegar hasta la cuerda, así que improvisamos nuestra propia senda camino al Mulhacén II y sus 3362 metros, desde allí, y divisándolo en todo momento, nos quedaba unos 35 minutos hasta la cima del Mulhacén, a la cima de la península.
Llegamos en un momento genial del día, con cielos despejados, día claro y ausencia de aire. Podíamos ver la silueta de las primeras montañas de Marruecos, el Mediterráneo, parte de la costa, el Veleta y resto de Sierra Nevada, el impresionante acantilado de la cara norte.. Una maravilla de vistas y un hermosos brindis con la botella de cava que habíamos porteado hasta allí. ( gracias Emanuel por llevarla!!).

La bajada la hacemos por la pala que enfrenta al Veleta, buscando el barranco del río Mulhacén. Bajar esa pala es impresionante, con una inclinación bestial, aunque la nieve muy blanda la hizo muy lento y pesado el descenso.

Cuando llegas abajo, solo queda seguir el río hasta el refugio, en nuestro caso el barranco ya que vamos por encima del río que está tapado por la nieve, aunque de vez en cuando asoma a través de algún agujero.

– Vuelta a los coches: paramos 20 minutos para recoger las cosas del refugio y directos a la senda de la Acequia Alta para volver a los coches, ya era tarde y la segunda mitad la hicimos con mucho frío ya que se nos hizo de noche. A las 20 de la tarde llegamos al parking.

2 comentarios

  1. Pingback: La Alpujarra | Mirada de rana

  2. Pingback: Granada | Mirada de rana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *