Desierto de Atacama

El desierto de Atacama se encuentra en el norte de Chile y está considerado el más árido del planeta. Protegido al este por la cordillera de Los Andes, linda en su parte más espectacular y visitada
con Argentina y Bolivia.

Volcán activo (se puede apreciar el humo) Láscar

Aunque hay algunos lugares más donde te puedes hospedar, lo más conocido y fácil es quedarte en San Pedro de Atacama, la ciudad más grande de la zona y que se dedica exclusivamente a exprimir el auge turístico. Es como mínimo curioso pasear por cualquier calle de la ciudad en la que todo, absolutamente todo, son agencias de turismo, restaurantes, tiendas de artesanía y souvenir, o alojamientos en todos sus tipos.

Plaza de San Pedro de Atacama con el volcán Licancabur al fondo

Aunque también hay que decir que las zonas turísticas a visitar y entornos naturales están regentados y controlados por la comunidad indígena de la zona, y las agencias de turismo solamente se dedican a transportarte a los lugares, hacer de guía y poco más.

Consejos

Puede que el alojamiento sí que sea conveniente llevarlo contratado desde casa para no perder excesivo tiempo buscando allí (con todos los que hay te volverías loco), además por booking u otros buscadores encuentras buenas ofertas. Pero te puede salir muy barato si lo buscas allí ya que hay muchos que son difíciles de encontrar en la web. Si llevas tienda, hay hostales incluso hoteles que tienen zonas habilitadas para montar tu tienda y utilizar sus zonas comunes: cocina, baños, terrazas..

Pero mi CONSEJO es otro. Aunque nosotros no lo hicimos así porque unos amigos nos habían recomendado una agencia y veníamos de la Patagonia sin mucho tiempo para buscar información, mi recomendación es que no contratéis nada desde casa y que lo hagáis allí. En esto si que vale la pena perder un poco de tiempo y darte un paseo por las agencias donde se puede negociar el precio y conseguir rebajas muy grandes, ya que muchas veces puedes encontrar excursiones en las que faltan dos personas por completar y les interesa llenar los combis, o simplemente que ese día les ha ido muy mal y prefieren rebajar lo que sea pero no quedarse a cero.

Os pongo un ejemplo: un día vimos como bajaban el precio de una excursión al Salar de Uyuni en Bolivia casi un 40%, y por qué? Pues porque ellos tenían que ir a la frontera a recoger a otro grupo que venían de la misma excursión sí o sí, y de esta manera aprovechaban el viaje.
Por otro lado tened claro que vais a un lugar donde no esperéis encontrar tranquilidad o excursiones idílicas donde disfrutar de los paisajes y atardeceres tú solo. Vais a una zona preciosa, espectacular, sin igual, bonita y diferente en cada uno de sus rincones; pero masificada de gente y de autobuses que hacen lo mismo que estás haciendo tú.

Por eso mi segunda RECOMENDACIÓN es que si sois valientes y estáis acostumbrados a montároslo por vuestra cuenta, alquilaros un coche, buscad información, incluso contratar algún guía en la excursión más difícil para que os acompañe, mirad en wikiloc rutas, etc..; y hacedlo todo por vuestra cuenta, con vuestros tempos, yéndoos los últimos de los sitios y llegando los primeros, saliros del redil.. Lo disfrutaréis mucho más!!
Si no es así y vais a contratar por agencias, tened claro lo que es para que no os pase como a nosotros que nos llevamos una gran desilusión el primer día, aunque apretamos a nuestra agencia para que nos metiesen en jeeps pequeños al menos en dos excursiones, y lo agradecimos un montón. ¡Fue otra cosa!

¿Cómo llegar?

Para llegar a Atacama la forma más sencilla es con avión hasta la ciudad de Calama, desde allí salen decenas de transfers al día que te llevan hasta San Pedro de Atacama o puedes alquilar un coche. Aunque la forma más barata es ir hasta Calama en bus o taxi y desde allí coger el autobús que va hacia San Pedro, de nuevo TurBus te ofrece diferentes tipos de autobús y precios muy asequibles.

Desde el aeropuerto son poco más de 100 kilómetros por carretera asfaltada, aunque con restricciones importantes de velocidad. A nosotros nos recogieron en el aeropuerto y nos llevaron al hotel, ya que cuando contraté las excursiones incluí el transfer de ida y vuelta en el precio.

Alojamiento

Nos alojamos en el Hostal Campo Base que reservamos por Booking donde tiene muy buena nota. Es un hostal muy completo, céntrico pero a su vez lo suficientemente alejado para no escuchar el tumulto, camas cómodas, todo muy limpio y aseado. Contratamos una habitación doble con baño compartido y desayuno por 168.600 pesos (215 euros aprox.) por 4 noches, que teniendo en cuenta que era un fin de semana festivo para ellos, el precio era muy competitivo para ese tipo de alojamiento.

Como el desayuno no lo podíamos disfrutar al irnos por las mañanas muy pronto, nos dejaban preparados unos picnics muy completos todos los días. A parte, en la cocina hay café y té gratis, a parte de nevera y utensilios para poder cocinar.

Baños compartidos hay dos y duchas otras dos. No faltan jabón, champú ni toallas. Wifi en todo el hotel, portátiles que puedes utilizar y una zona de relax al aire libre con mesas y hamacas ¡Nos gustó mucho! Además el personal es muy atento y agradable.

Excursiones

Hay muchas excursiones pero las agencias hacen packs con las más famosas o las que suelen hacer todo el mundo. Os voy a contar nuestra experiencia, las que hicimos y el itinerario, para que veáis que se pueden hacer en pocos días.

Llegamos un sábado a las 10:40 al aeropuerto y a las 12:20 ya estábamos en el hostal. Esa misma tarde a las 16:00 hicimos “El valle de la Luna”. El domingo a las 7:00 de la mañana hicimos la del “Salar de Tara”, una de las más caras que ocupa hasta las 16:00 horas y te deja la tarde libre para descansar y tomar algo en el pueblo. El lunes a las 7:00 “Lagunas Altiplánicas” y por la tarde a las 16:00 “Laguna Céjar”. El martes a las 6:00 subida al volcán Laskar hasta las 16:00 de la tarde aunque se puede alargar más, por la noche a las 21:30 “Tour astronómico” hasta las 23:30. El martes a las 4:15 de la mañana “Los Geisers de Tatio” hasta las 12:30, ese mismo día a las 18:40 cogíamos el avión de regreso a Santiago.

Es mucho tute, pero quisimos aprovechar al máximo.

VALLE DE LA LUNA

Es una de las más famosas, cercanas y asequibles; y esto hace que esté hiper-masificada de tours, de furgonetas, de ciclistas y de gente de la zona. También hay que decir que la zona es muy bonita y espectacular, sobretodo cuando es la primera excursión que haces y aun no has visto nada más del desierto (cuesta 2.000 pesos por persona entrar).

En esta salida nos llevamos nuestro gran chasco, cuando vimos con impotencia como nos llevaban en bus con 50 personas más a una zona, te bajaban y te decían que tenías 10 minutos para hacer fotos y al bus de vuelta. Y así, 4 veces más. Esa fue nuestra experiencia, cuando estábamos en sitios en los que nos queríamos quedar toda la tarde o veíamos otros en los que directamente no parábamos. Además, el guía sumó más a nuestro enfado con sus pocas ganas de trabajar y su dejadez al explicarnos las cosas.

Al final de la misma te llevan al Valle de la Muerte, aquí fueron 15 minutos que no te dan ni para avanzar 200 metros disfrutando del lugar. Desde aquí a una parte alta donde hay un mirador “Moon Valley” donde disfrutas del atardecer y de unas vistas muy bonitas y espectaculares y de La piedra del coyote, un saliente donde la gente arriesga su vida un poco por la foto bonita.

Único momento “sin prisas ni agobios” (45 minutos), aunque te toca pelear con la gente para poder sentarte tranquilo o andar un rato y salir del tumulto. Conclusión del día: ¡Qué sitio tan precioso y especial! ¡Vaya mierda de excursión!

SALAR DE TARA

Es de las más caras o la más caras de la zona y ocupa desde las 7:00 de la mañana hasta las 16:00 horas, la suelen hacer en furgonetas grandes para unas 14-16 personas. En ella, si no haces volcanes, es en la que a más altura sobre el nivel del mar subes, unos 4.800 metros durante el trayecto, pero siempre en coche. Por eso aconsejan hacerla de los últimos días, para que te hayas aclimatado un poco, pero por lo contrario no la hacen todos los días, y te tienes que adaptar al día que te dan.

Durante la primera parte del viaje haces un par de paradas para ir aclimatándose e ir descubriendo los volcanes que te rodean, las lagunas Blanca y Verde desde lejos, para ver desde la distancia las antenas del Proyecto Alma y finalmente para desayunar donde te sirven los omnipresentes bocadillos redondos de jamón york con mantequilla, té, café soluble, yogures y pastitas dulces.

Antes de llegar al Salar haces un par de paradas más: una en El río Quepiaco y Salar de Pujsa y otra, y más bonita, para ver “Los Monjes de Pacana o guardianes” que son unas formaciones rocosas espectaculares que custodian la zona, las Catedrales de Tara, el Indio… La última parte de la excursión la haces por el desierto, sin carretera, lo que le da un punto más bonito si cabe.

Cuando llegas al Salar de Tara, puedes disfrutar del paisaje y de los flamencos que están comiendo en el mismo. Allí haces una parada más larga, donde puedes caminar unos 20 minutos antes de comer algo rápido (que también entra en la excursión).

Desde allí, solo queda volver a San Pedro de Atacama. Esta vez fue mejor, un grupo de 14 personas y con un guía con ganas de trabaja, que sabía mucho y lo mejor, sabía transmitirlo. La entrada es gratuita.

LAGUNAS ALTIPLÁNICAS

Para mí fue una de las más bonitas, igual se debe a que debido a nuestras quejas, ésta la hicimos en un jeep junto a 3 chicos más. Además, vuelve a ser con el mismo guía que el salar de Tara, muy agradable y conocedor de la zona, que nos enseñó un montón de cosas sobre la flora, la fauna, los pueblos y los volcanes. También se preocupó de que llegáramos a las zonas en las que paras antes que los demás grupos, así podíamos disfrutar de las mismas prácticamente solos, con más tiempo para recorrerlas y sin agobios!!

La primera parada la hicimos en el pueblo de Socaire donde visitamos una pequeña iglesia del S XVIII y donde Iván nos contó un poco de qué y cómo viven allí.

Desde allí nos dirigimos a la Reserva Nacional Miscanti y Meñiques que son dos volcanes que custodian la zona y le dan nombre a las Lagunas Altiplánicas (la entrada son 2.500 pesos por persona). En ellas y gracias a llegar de los primeros, disfrutamos sin gente ni tempos obligados de un paseo por la zona, de las vicuñas que bajaban a beber a las lagunas, de las taguas cornudas (una especie de gallina salvaje), algún flamenco y patos.

Cuando comenzaron a venir otros combis con más turistas, nosotros abandonamos la reserva en dirección al Salar de Atacama y la Reserva nacional de los Flamencos “Laguna Chaxa” (entrar cuesta otros 2.500 pesos por persona) donde puedes disfrutar de las 3 clases de flamencos que habitan la zona: la parina grande o flamenco andino, la parina chica y el flamenco chileno.

A la vuelta paramos en Toconao, otro pequeño pueblo donde entramos a casa de un lugareño para ver unas llamas que tiene en el corral, plantas y rocas volcánicas. Acabamos muy contentos en esta excursión, ¡¡gracias Iván!!

LAGUNA CÉJAR

Con poquito tiempo estábamos preparados por la tarde para visitar la Laguna Céjar (2.000 pesos por persona cuesta entrar). Son varias lagunas en las que te puedes bañar (solo lo puedes hacerlo en dos) pero con una característica que las hace especiales, al estar en pleno Salar de Atacama la concentración de sal es altísima, por lo que flotas. Se conocen como el “Mar muerto” de Chile.

Es recomendable llevar agua dulce para lavarte después (aunque ahora han puesto unas duchas exteriores en las que te puedes quitar la sal de la piel), toallas porque el agua está fría, y sandalias para andar por encima de las sales cristalizadas. Desde allí nos dirigimos a “Los ojos del Salar”, que son dos salidas de agua dulce que proviene de las montañas sin mezclarse con la sal, que aparecen de repente en dos piscinas naturales (no se sabe cómo se formaron, igual de forma natural o por alguna excavación). En una de ellas también nos podemos bañar después de dar un saltito hasta el agua, por cierto muy fría.

En la última parte de la excursión visitamos la “Laguna de Tebenquiche” para disfrutar del atardecer (cuesta 2.000 pesos por persona). En esta laguna si que puedes moverte con libertad, meterte en ella para jugar con el efecto espejo que hace. Fue impresionante, nos encantó. En esta excursión fuimos 16, pero el conductor que hizo de guía, ya que el oficial estaba malo, lo hizo genial y nos fuimos los últimos de todos los sitios. Antes de irte te tomas un pisco en pleno atardecer.

VOCÁN LÁSCAR

Esta excursión no la teníamos planeada, pero teníamos muchas ganas de poder hacer algo así. Y gracias a Iván, nuestro guía de las dos anteriores, que se ofreció para hacerla con nosotros dos solos. Es cara, ya que te llevas un coche y un guía de manera exclusiva, pero nos valió muchísimo la pena. Costaba 110.000 pesos por persona y nos rebajaron hasta 90.000 por persona.

A las 5:45 nos recogían en el hotel e hicimos las 2:30 horas en coche hasta la Laguna Lejía, primera parada a unos 4300 metros de altitud, para desayunar viendo el amanecer y comenzar a aclimatarnos un poco. Solo con esto vale la pena, ¡qué impresionante! El volcán Láscar y el Simbad a su lado, las columnas de humo que se dejan ver a primera hora, el inmenso valle que nos queda por recorrer hasta llegar a las faldas del volcán..

En verdad no es una subida muy exigente (teniendo en cuenta la altura a la que ya estamos) y que empiezas a andar desde unos 4.700 metros de altitud. Antes de comenzar la ascensión mascamos un poco de coca para intentar suplir la falta de oxígeno en el aire con un mayor ritmo de pulsaciones.

La subida es dura en alguna parte, con mucha piedrecita suelta que la hace más pesada. Iván nos dijo que con grupos de turistas se suele tardar hasta el mirador del cráter a 5.400 metros de altitud a partir de 2:30 horas en adelante, nosotros la hicimos en 1:35 horas, ¡buen ritmo!

No tengo palabras para describir las vistas, no me esperaba tal belleza, no me esperaba tal magnitud. El cráter a nuestros pies tirando humo sin parar, ese olor a azufre.

En media hora más llegamos a la cima, a 5.600 metro de altitud y desde allí puedes ver el otro cráter menos activo, el volcán Simbad a nuestro lado, al fondo el Lincacabur, el Salar de Atacama, hacia detrás el valle con la laguna lejía al fondo, los volcanes Meñiques y Miscantis.. Ese paisaje con esos colores nunca vistos tan juntos, parece que estás viendo un lienzo gigante. Si os gusta la montaña y vais por la zona, no lo dudéis, subid a un volcán, el Láscar u otro, pero hacerlo. Lo bueno del Láscar es que es asequible para hacerlo en un día, y al estar activo es impresionante llegar arriba.

La bajada la hicimos también rápido, en 1:10 hora estábamos en el coche, y esto si que nos afectó bastante. Pasamos un par de horas un poco malas en el hotel con un dolor bastante importante de cabeza.

 

TOUR ASTRONÓMICO

En principio tampoco lo íbamos a hacer, pero como nos gusta la astronomía cambiamos este tour por el que teníamos contratado, que era a las Termas de Puritama. Aunque era un poco más caro, no nos cobraron la diferencia.

Si te gusta la verdad es que es una pasada el cielo por la noche en San Pedro, incluso estando dentro de la ciudad, mirar hacia arriba por la noche es quedarte embobado viendo algo difícil de ver en cualquier otra parte del mundo. A las 21:00 sales desde la oficina y dura hasta las 23:00, algunos días hay otro turno de 23:00 a 1:00 en el que se ve mejor la luna. En nuestro caso solo había un turno.

Esta excursión imagino que dependerá mucho del grupo con el que vayas, nosotros no tuvimos excesiva suerte ya que nos tocó el mismo guía que en el Valle de la Luna, aunque aquí se mostró más activo ya que le gusta mucho la astronomía y tiene varios proyectos en marcha. Lo peor fue que éramos un grupo en castellano y otro en inglés, y el guía se pasa todo el tiempo traduciendo en los dos idiomas. A parte, al ser unas 20 personas, pues el tiempo para mirar por los telescopios se reduce. Aun así, si te gusta la astronomía vuelvo a repetir, es un tour recomendable, tranquilo, y en el que aprendes cosillas.

GÉISERES DE TATIO

Es la excursión en la que más madrugas, a las 4:15 de la mañana nos recogieron para ver los géiseres de Tatio, que significa “el abuelo que llora” y se encuentran a 4.200 metros de altitud. La entrada al parque geotérmico son 5.000 pesos por persona, la más cara de todas. Llegas justo antes del amanecer, depende de tu chófer antes o después, y hace mucho frío. Nosotros estuvimos a -11ºC, recordad llevaros mucho abrigo.

Ya desde lejos puedes verlos e impresiona bastante, sobre todo por la gran cantidad de columnas de humo que hay. Primero visitas los géiseres jóvenes, y tienes unos 30 minutos libre hasta que te preparan el desayuno. Si tienes suerte y llegas pronto los puedes ver de noche y luego al amanecer. Después del desayuno vas al 2º campo geotérmico donde se encuentran los géiseres antiguos o viejos, más grandes y algunos continuos. Entre ellos se encuentra el más grande y espectacular, the killer, nombré que recibió al morir en él varios turistas. Es por ello que ahora las zonas están acotadas por caminitos de piedras, para que nadie vuelva a caerse en ningún agujero.

En esta zona hay una piscina natural que conforme te acercas a un extremo está más caliente. Es un poco osado bañarte por el frío, pero más lo es por la cantidad de turistas que se meten a la vez, siendo el espacio algo reducido. Pero es bueno que sepas que está, así que llevad bañador y toalla.
La excursión acaba en machuca, un pueblo indígena que se dedica al turismos ahora, en el que hay censadas 20 personas de las cuales solo viven 4 ya que hacen un turno rotativo para trabajar en el pueblo. Allí paras para comer brochetas de llama (2000 pesos), empanadas de queso de cabra o queso normal (1500 pesos), y sopaipilla (800 pesos). Antes de llegar a Machuca, haces algunas paradas en lagunas para ver flamencos, zorros y demás fauna de la zona.

¿Dónde comer?

Comer en San Pedro de Atacama no es problema. Encontrarás decenas de restaurantes unos detrás de otro. De los que encuentras en la calle Caracoles (la principal), 4 de los más turísticos son del mismo dueño, así que no te preocupes por cual elegir, incluso te pueden traer cosas de la carta del bar de al lado. Yo voy a recomendar dos:
– El charrua: se encuentra en la esquina de la c/Caracoles con la c/Tocopilla. Es una pizzeria en la que te sirven en diez minutos, pizzas baratas (de 6000 a 8000 pesos la pizza familiar) y buenas. Perfecto para los días en los que haces una excursión por la mañana y otra por la tarde, y tienes 50 minutos de descanso entre ambas.
– Las Delicias de Carmen: se encuentra en la c/ Calama Nº 370. Trato muy agradable, comida buena, platos enormes y buen precio. Para que os salga bien hay que saber pedir. Tened en cuenta que con un plato de carne pueden comer 2 personas más que de sobra. Nosotros las dos veces que fuimos pedimos igual: un jugo (700 ml), una sopa (un tazón enorme), un plato principal y un postre, todo para los dos y sales más que satisfecho. Os recomiendo las sopas caseras de zapallo (calabaza), el jugó de melón muy fresquito y el chupé de locos (fuera de carta). Por 15.500 pesos con propina puedes comer muy bueno y en cantidad.
– Chelacabur: se encuentra en c/Caracoles 212, es un pub en el que solo sirven cervezas y refrescos, barato y con buena carta de bebidas. Además te permiten llevar comida, por lo que es perfecto para comerte las pizzas del Charrua que está muy cerca.

4 comentarios

  1. para un extranjero informacion excelente, en espanol facil y con todas las detalles que busca. muchas gracias

    • Hola, muchas gracias!
      Últimamente tengo el blog un poco abandonado, pero en cuanto pueda me pongo con él y lo retomo con fuerzas.
      Me alegro que te guste y que te sirva de ayuda.
      Saludos

  2. Información muy completa, así da gusto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *