La Alhambra

Dicen que hablar de Granada es hablar de La Alhambra, y ser el segundo monumento más visitado de España en 2016 con más de 2.600.000 de visitantes es una contundente afirmación. 

Aunque no seré yo quien diga que Granada no ofrece nada más. Soy un enamorado de la ciudad a la que he visitado 4 veces, en dos de ellas únicamente para perderme por sus calles y disfrutar de sus aromas, de su gente y del ambiente en sus concurridas placetuelas.

La Alhambra no hace más que ensalzarla y hacerle que destaque por encima de otras, con su magia e historia única, su increíble localización, y sus inigualables vistas.

La Alhambra

Vistas de La Alhambra

Pero antes de hablar de ella quiero mencionar algo que me ha indignado mucho, y que como turista debemos saber. Seguramente no será la primera vez que leáis a alguien indignadísimo que, después de haber hecho cientos o miles de kilómetros, se quedan sin entrada para visitar La Alhambra.

Y es que se supone que es muy fácil comprarlas en la web oficial de la Alhambra, pero suelen estar agotadas a 2 o 3 meses vista. Pero claro, luego solo tienes que indagar un poco para ver que hay decenas de empresas privadas que te ofrecen entradas para el día que quieras con guía, eso sí, multiplicando el precio hasta por 6 veces.

Es decir, que las entradas vuelan de la web oficial, pero llegan a manos de empresas privadas que se lucran sin compasión del incauto turista. ¡Me parece un robo!

Nosotros fuimos con la idea de no entrar ya que habíamos sufrido el duro golpe de ver que no habían entradas, y nos negábamos a pagar 50 euros por una entrada de 14. Pero cuál fue nuestra sorpresa al llegar a Granada, que en nuestro alojamiento, la chica (muy enojada con el tema como nosotros) nos dijo que nos conseguía las entradas ella, que los alojamientos oficiales tienen unas entradas reservadas para ellos en su plataforma.

La Alhambra

Vistas de la ciudad desde La Alhambra

En cuestión de 5 minutos teníamos las entradas reservadas, con los precios oficiales. Llevadlo en cuenta y hablad con vuestros anfitriones, porque la chica nos dijo que no todo el mundo las ofrece por no perder tiempo.

LA ALHAMBRA

No os voy a descubrir nada que no podáis encontrar en las webs oficiales o grandes guías de viajes. Deciros únicamente que es una de las visitas obligadas en España y que bien vale la pena dedicarle una mañana o una tarde entera paseando por sus palacios y jardines.

Y es que La Alhambra es, junto a la fortaleza, un conjunto de palacios y jardines, con una estructura alargada que se adapta a la colina que la eleva, y con una serie de cambios y evoluciones a lo largo de la historia, que han hecho de ella una ciudad viva y cambiante.

No dudéis en comprar la entrada que incluye las 3 joyas: el Alcazaba, los jardines del Generalife y los Palacios Nazaríes.

  • Alcazaba: es una de las zonas más antiguas de la ciudad y tenía como no una función de defensa. Una gran fortaleza que sirvió como residencia mientras se construían los palacios, y que luego pasó a tener una función únicamente militar.
  • Jardines del Generalife: los jardines se construyeron como lugar de recreo de los reyes granadinos de la época y es la parte de la Alhambra que más modificaciones ha sufrido. Aunque ahora se visita conjuntamente, en verdad todo el Generalife está fuera de la ciudad de la Alhambra.

La Alhambra

  • Palacios Nazaríes: son la joya de la Corona y no todas las entradas incluyen su visita. De hecho, es la única zona donde hay que respetar el horario de tu entrada. Son un conjunto de estancias repartidas en dos palacios, que sirvieron para muchas cosas: desde zonas de relax, de carácter administrativo, para recepciones, etc.. Destaca el famoso Patio de los Leones y la Fuente de los Leones, y el Patio de los Arrayanes.
La Alhambra

Patio de los Leones

La Alhambra

  • Palacio de Carlos V: obra más destacada del Renacimiento en España, destaca tanto para bien como para mal. Para algunos un despropósito que rompe la belleza de la Alhambra, para otros un joya arquitectónica indiscutible.
La Alhambra

Interior del Palacio de Carlos V

 

Un comentario

  1. Pingback: Granada - Mirada de rana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *